Empieza la semana con una deliciosa Sopa de Zanahoria y Jengibre

49

Hola apreciados lectores, feliz inicio de semana, retomamos nuestra acostumbrada sección de recetas que tanto siguen solicitando a través de las diferentes plataformas en redes sociales, en esta edición vuelve la chef venezolana, Lorena García, quien ya en otras oportunidades nos ha enseñado sobre otros platos muy al estilo venezolano.

Una de las cosas que más se disfruta y prefieren en este país a la hora de la comida es una deliciosa sopa, bien sea como entrada o plato principal, el hecho es que en la mayoría de las mesas no puede faltar este plato del tipo que sea, principalmente a la hora del almuerzo.

La chef Lorena García, nos presenta un nuevo estilo de sopa, pero todas ligadas a esos sabores y aromas que de inmediato nos hacen sentir a gusto, en familia disfrutando del sazón de nuestras madres o abuelas, vamos a preparar una exquisita Sopa de Zanahoria con Jengibre, como dato curioso les decimos que el secreto de esta sopa super elegante y cremosa es mezclar, mezclar y mezclar, lo que da como resultado una sopa espesa, voluminosa y sedosa.

Ingredientes: (Para 4 personas)

12 tazas de caldo de pollo o de caldo de pollo comprado.

6 cucharadas de mantequilla sin sal.

1 cebolla amarilla pequeña, cortada en trozos grandes.

8 zanahorias, peladas y cortadas en trozos grandes.

1 pedazo de jengibre fresco de 1 pulgada, pelado y rallado.

⅓ de taza de harina para todo uso.

1⅓ tazas de arroz blanco de grano largo cocinado.

1 cucharada de sal.

1½ cucharaditas de pimienta negra recién molida.

¼ de taza de crema espesa.

Preparación:

Vierta el caldo en una olla grande, hierva a fuego alto y luego reduzca el fuego a bajo.

Derrita la mantequilla a fuego medio en otra olla grande. Agregue la cebolla y cocine por alrededor de 3 minutos hasta que esté suave y brillante. Añada las zanahorias y el jengibre y cocine por alrededor de 3 minutos revolviendo con frecuencia, hasta que las zanahorias comiencen a oscurecerse. Agregue la harina y cocine durante alrededor de 3 minutos sin dejar de revolver (para que la harina no se queme). Vierta un poco del caldo caliente de tanto en tanto, revolviendo entre cada adición, hasta lograr una consistencia suelta, semejante a la de una salsa, y luego añada el resto del caldo y hierva la sopa.

Añada el arroz, la sal y la pimienta a la sopa y cocine de 2 a 3 minutos hasta que el arroz esté caliente. Apague el fuego y deje reposar la sopa de 5 a 10 minutos, revolviendo de vez en cuando para liberar el calor, antes de verter la tercera parte en un vaso de licuadora. Cubra y pulse varias veces para liberar el vapor, y luego licue la mezcla hasta que esté completamente suave. Pase la sopa por un colador de malla fina (o por un colador grande con estopilla) a una olla grande y limpia, utilizando una espátula de caucho para drenar el líquido. Repite con la sopa restante.

Agregue la crema y cocine durante 2 minutos. Apague el fuego y sirva.

NOTA: Si no tiene sobras de arroz en el refrigerador, agregue ⅔ de taza de arroz de grano largo y crudo a la sopa después de añadir el caldo de pollo y de hervir. Cocine hasta que esté completamente suave (de 20 a 30 minutos) antes de enfriar y licuar.

Ahora si, a disfrutar en familia y ¡Buen apetito!

Por: Gustavo Rivas