Andrés “el gato” Galarraga es pura Fuerza Vinotinto

584

Andrés Jose Padovini Galarraga, el orgullo de la parroquia San Juan de Caracas, nació el 18 de junio de 1961. ¿Su apodo del gato? Se debe su gran agilidad y movimientos en el campo de juego, “el gran gato” 1,91m de altura y más de 100kg de peso.

 

Sus primeros pasos en el deporte fueron en su nivel inicial, en la Escuela Enrique Lossada donde en sus tiempos libres llamaba la atención destacando con el juego y logró figurar en los equipos infantiles. 

 

El apoyo y buena crianza de la familia humilde pero correcta, lo hizo decidirse muy joven de ser profesional en el béisbol, mientras estudiaba bachillerato en el Liceo Enrico Fermi también jugaba en las categorías juveniles del Ray-Ran.

 

¡Caracas su primer equipo!

A los 17 años ya era profesional y debutaba en los Leones del Caracas Para la temporada 1978-1979 jugando como receptor y tercera base posiciones en las que estuvo a lo largo de tres temporadas hasta qué pasó ser la primera base regular del equipo. 

 

El manager del Caracas lo recomendó y fue firmado en los Expos de Montreal para el año 1979, su peso fue un gran obstáculo ya que no le veían proyección ni futuro en el deporte pero que con su profesionalismo y además una excelente carisma se ganó el cariño y el respeto en el béisbol. 

¡Ligas Menores!

Andrés estuvo en las ligas menores de Estados Unidos en los años 1979-1985 en los equipos West Palm Beach, Calgary, Jamestown, Jacksonville, Indianápolis consiguiendo 87 carreras impulsadas y 27 jonrones. En 1985 fue elegido como “Novato del año” y considerado el noveno mejor prospecto por Baseball América, justo antes del salto a las Grandes Ligas.

¡Grandes Ligas!

Debutó en Montreal el 23 de agosto de 1985 con los Expos de la liga Nacional de los Estados Unidos con un inicio lleno de contratiempos logró finalizar el año con 10 jonrones, 42 carreras impulsadas y promedio de .271 en 105 turnos al bate.

 

Entre los años 1987 y 1990 obtuvo premios como mejor jugador del año 1988, guante de oro, en 1989 segundo guante de oro.

En 1992 fue traslado a Cardenales de San Luis donde apenas de sus lesiones logró grandes números para su cuenta personal cómo conseguir su jonrón 100.

Rockies de colorado 1993-1997 donde sé perdió 42 partidos por diversas lesiones e igual bateo 22 jonrones con 98 carreras impulsadas y 71 carreras anotadas y consiguió premios el Sporting News Comeback Player of the Year Award (regreso del año).

 

Braves 1998-2000: números de .305 con 44 jonrones y 121 carreras impulsadas, y se convirtió en el primer jugador de las Grandes Ligas en conectar 40 o más jonrones en una temporada en años consecutivos con dos equipos diferentes.

 

¡Su mejor victoria!

Para algunos el partido más difícil o la temporada para el olvido pero lo que si es que Andrés Galarraga ganó el mejor partido de su vida contra el Cáncer. En 1999 antes del comienzo de la temporada y por unos examen de rutina debido a fuertes dolores en la espalda se le diagnosticó cáncer e inició tratamientos de quimioterapia para volver a su vida normal y en el deporte. 

 

En la temporada 2000 regresó Galarraga en un juego entre el Atlanta y los Rockies de Colorado recibiendo una gran ovación por todos los presentes como muestra de apoyo y felicidad después superar la enfermedad y en el primer lanzamiento disparó una línea por el jardín izquierdo que salió del parque demostrando así que estaba completamente recuperado.

Temporadas 2001 y 2003:

Entre las temporadas 2001 y 2003 Galarraga estuvo para los Rangers, Gigantes de San Francisco y Expos de Montreal. En 2004 reapareció el cáncer sometiéndose a varias semanas de quimioterapias, pasado esto jugó en la filial de los Angels en el mismo año 2004, al ampliar los rosters regresó a las Grandes Ligas.

 

En 2005 los Mets de Nueva York lo invitaron a los entrenamientos de primavera, con 43 años “el gato” conectó 3 jonrones en la pre temporada. El 25 de marzo de 2005 durante un entrenamiento Andrés Galarraga tomó la decisión de retirase.

Los números en su carrera son admirables y por los que muchos lo ven como un ídolo y de los mejores beisbolistas venezolanos: un promedio de bateo de .288, 399 jonrones y 1425 carreras impulsadas.

 

Autor: Florangi Morales