El Enano: “Ese estigma de rockero lo dejé en Maiquetía”

Fundador de Caramelos de Cianuro, el ex guitarrista disfruta su nuevo estatus como realizador audiovisual, codeándose con la escena urbana y otros géneros en la ciudad de Miami

1323
El Enano
El Enano Foto: William Padrón

Por William Padrón / @williampadron

Hay una gran diferencia entre aquel punketo que transitaba Sabana Grande y Chacaíto a finales de los 80s cuando formó su primera banda Código de Barra para luego darle vida a Caramelos de Cianuro y el realizador audiovisual de ahora: la cabellera. El Enano sigue haciendo lo que le gusta. 

Hace un año que dejó a Caramelos de Cianuro para dedicarse a su familia, los video clips y una vida dónde la música es narrada en imágenes. En todo caso durante el cuarto de siglo que estuvo girando como guitarrista, cargaba con un cámara en la que iba registrando momentos importantes de la banda que lo llevó  la fama. El cambio de profesión fue tan orgánico que parece como si hubiese sido planeado con anticipación.

Radicado en la ciudad de Miami, Miguel Ángel Gonzalez, aún sigue siendo El Enano, porque ese nombre viene de su mamá, antes de ser músico. Ahora dirige videos para una variopinta lista de artistas como Alex Sensation, Myke Towers, Jhay Cortez, Arcangel, De La Ghetto, Darell, Silvestre Dangond, Zion & Lennox, Maluna, The Academy, Nacho, Gigolo, Manu Manzo, Jorge Luis Chacín y el Puma, entre otros.

El Enano
El Enano

– Hace mucho tiempo que te desempeñas como editor y director a la par de tus días como guitarrista de Caramelos de Cianuro ¿Dejas la banda para dedicarte a lo audiovisual o tu salida del grupo te llevó a tomar este camino en el mundo de los videos?

– Son dos de los trabajos que más he tenido a lo largo de mi vida. Afortunadamente nunca dejé la pasión por hacer videos del índole que fuese… contar historias a través de videos era lo que mas me motivaba. Estaba muy ligado a la música por ahí me tocó poder practicarlo. Ahora soy un inmigrante más venezolano y cuando llego a esta ciudad (Miami) me doy cuenta de que la vida es distinta, la burbuja no es la misma que estábamos acostumbrados y resulta que en la vida real se trabaja mucho para todo, para vivir mejor. Comencé aquí como editor y ahora, afortunadamente, hago mucho trabajo que gira entorno a music videos. Mi salida de la banda tuvo más que ver por hacer otras cosas distintas porque no me quería quedar viviendo en Venezuela.

– ¿Te generó algún ruido, desde tu formación rockera, involucrarte en piezas del género urbano?

– Cero ruido. Estoy haciendo algo que me gusta hacer, indiferentemente de cual sea el estilo que me toque desarrollar. Ya he hecho vallenato, reggaetón, baladas, pop, rock, todo en cuento a videos. Me imagino que cada vez me va a apasionar hacer cosas que menos conozca. Ese estigma de rockero lo dejé en Maiquetía cuando agarré a mi hija y mi esposa para venirme. 

– ¿En qué cambió tu metodología de trabajo desde los días de músicos a este oficio de realizador?

– Me está funcionando la metodología que venía haciendo durante tanto tiempo en Caramelos de Cianuro, es como un proceso de composición, llegar con una idea y entre varios darle forma con opiniones, buena disposición. Luego juntarte con un equipo de personas que se animen con su idea. Ahora en vez de música, son imágenes.

– Es una re-invención como persona, como tu hay muchos más en Miami ¿Cuál fue tu combustible para surfear este cambio de oficio y reconocerte ahora con un nuevo éxito?

– Fue mejorarle la calidad de vida a mi hija. Nadie se da cuenta o nadie sabe cuán importante es eso, por mucha teoria que haya, lo sabes hasta que la tienes. La gasolina fue mi hija.

– Desde tu primer video con la banda caraqueña Marilanne hasta ahora ¿Cuál crees que ha sido el crecimiento como relizador a nivel de narrativa audiovisual?

La constancia de la cantidad de proyectos. Cada vez me toca hacer más. Es como ir al gimnasio, mientras mas vayas, más facil los ejercios y mejor te sientes. Vas trabajando con mucha gente que tienen la misma óptica que tu y trabajan contigo para un mejor resultado. La agilidad en el set, la capacidad de resolver contrariedades en tiempos establecidos.

– ¿Qué sentiste la última vez que subiste a tarima y sabías que dejabas a Caramelos de Cianuro?

– Estuve más o menos un año y medio ya viviendo en Miami y viajaba a las diferentes ciudades donde nos presentábamos, volvía y ya mi casa estaba fuera de Caracas. En el momento que me doy cuenta de que económicamente no era rentable para mi estar tocando en Venezuela durante tres días y volver a casa, con el sistema que se maneja en este país, no procede. Apenas llegué a Miami, la idea ya estaba madurándose. La gente querrá leer que estaba súper triste pero sigo pensando que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida en este momento.

– Hace poco se estrenó la pieza udiovisual Wound Riders, donde participa tu esposa, hiciste sonido y la música original ¿Cómo fue la experiencia de crear para una película?

– El primer año que llegamos a Miami reconectamos con muchísimas amistades, entre ellos Angel Barreta, el director de este corto y otro que se llama Diva Anastro que hicimos el año pasado. Angel es uno de los Directores de Fotografía mas importantes en el medio urbano, tiene años haciendo video clips y publicidad, entre otros. Yo suelo usar música en el set para crear un mood entre los que participan. Le hice a Angel un tema para que lo pusiera en la discoteca, para la escena que se iba a filmar ahí. La canción funcionó perfectamente en esos dos o tres días de rodaje. Manejaba la emoción de los catorce actores. El corto no podía tener el mismo tema siempre. Es música electrónica que aunque no es lo mio, siempre me ha gustado. Así fui componiendo canciones para las escenas. No es que me vaya a dedicar a esto pero fue una válvula de escape. Estoy contendo con ese invento.

– Esto habrá despertado las ganas de seguir haciendo música ¿Te has planteado un disco solista o colaboraciones?

– Siempre hay un fantasma por ahí de “por qué no saco un tema”. Creo que en este instante, después de haber estado tanto tiempo en un proyecto como fue Caramelos de Cianuro, no tengo la intención de salir con otro, porque no tengo la necesidad de mostrarle nada a nadie. Mi otra pasión me está dando resultado. La música simpre hay posibilidades de tocar con panas por aquí y por allá. Dario Adames también vive por aquí y de vez en cuando tocamos mientras compartimos. Lo último que quiero ahora es sentir un compromiso grupal.

– Siempre fuiste el registraba todo lo audiovisual de Caramelos de Cianuro ¿Has pensado la posibilidad de hacer un documental de la banda, próximos a cumplir 30 años?

No. Alguna vez se pensó, durante la época en que s estaba gestando el libro de La Carretera. Ahora que no estoy en la banda, no lo creo. Le muestro los videos a mi hija Micaela mientras estamos juntos.

– Este año se cumple dos décadas del disco Miss Mujerzuela de Caramelos de Cianuro, el que inició toda esta fama. Cuando miras en retrospectivas ¿Qué recuerdas de El Enano de esa época y qué hay con el Miguel Ángel Gónzalez de ahora?

– ¡20 años! Un montón de vivencias, experiencias. Tuve una hija hace cuatro años y ha sido el único episodio que me ha hecho despertar de alguna manera una consciencia que no tenía antes o un interés, una finalidad. No hay ninguna diferencia, sigo siendo el mismo. Entre aquella época y esta no estaba Micaela. Ahora procuro estar más tiempo lúcido y despierto para estar con ella.

Web: https://www.unenano.com/

Instagram: https://www.instagram.com/unenano/

Twitter: https://twitter.com/unenano

Alex Sensation, Myke Towers, Jhay Cortez – “La Calle”

Caramelos De Cianuro – El Instante Pasó

José Luis Rodríguez – Agradecido

También te interesará: Luis Jiménez:”Las canciones exitosas son canciones pop”

Comentarios