Recetario Navideño: Lentejas de la abundancia

57

Llegamos al final de nuestro Recetario Tradicional Navideño Venezolano, en primera instancia agradeciendo a todos nuestros lectores que se encontraban atentos a cada una de nuestras publicaciones de manera semanal, también a quienes nos hicieron llegar sus solicitudes a través de nuestras diferentes plataformas de redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram).

En esta edición vamos a presentar una receta muy común en estas fechas de fin de año, específicamente el 31 de diciembre donde muchas personas acostumbran a preparar sus rituales y creencias para atraer nuevas cosas positivas el próximo año, por eso, les hablamos de las lentejas.

Este tipo de granos suelen ser consumidos en cualquier época del año de diferentes formas, como acompañante o plato principal. Aún más cuando aseguran que son para la prosperidad.

Sin más preámbulo, vamos a ofrecerles el paso a paso de esta deliciosa y sencilla receta.

Ingredientes: (2 Personas)

– 1 taza de lentejas.

– 4 cucharadas de aceite de oliva.

– 1/2 cebolla cortada en brunoise.

– 1 diente de ajo en láminas.

– 1 chorizo ahumado.

– 4 cucharadas de páprika dulce.

– Perejil cortado en chifonade a gusto.

– 2 tazas de agua.

Preparación:

Tips para antes de cocinar las lentejas: 

Uno de los pasos importantes es la elección de las lentejas. La recomendación es usar la más común que se encuentra en cualquier supermercado.

Las mismas se deben colocar en remojo previo a su cocción, esto nos ahorra tiempo de cocción y permiten que ablanden los granos.

Echamos las lentejas en un bol con agua fría y las dejamos en remojo durante la noche, normalmente 12 horas. No es necesario echar sal a la hora del remojo.

Si por cualquier razón no tienes tiempo las puedes hacer directamente. Eso sí, no te olvides de lavarlas para quitar impurezas. Únicamente recuerda cocerlas durante 1/2 hora más.

Al día siguiente de ponerlas en remojo retiramos las lentejas que estén flotando en el agua, suelen ser no aptas para preparar el guiso. Las escurrimos y apartamos hasta el momento de prepararlas.

Ahora sí, para iniciar se pica la cebolla, el ajo y el perejil en trozos muy pequeños para que se vayan deshaciendo en la cocción. Al final de la cocción casi no notaremos textura de ninguno de los ingredientes pero sí su sabor. Como el ajo a muchas personas no les gusta encontrarlo en el plato, puedes echarlo entero y retirarlo a mitad de la cocción.

En una cazuela, echamos un chorrito de aceite, las cebollas y los dientes de ajo. Sofreímos todo durante 10 minutos para que se mezclen bien los sabores.

Añadimos el chorizo picado y una cucharada generosa de páprika. Con una cucharada tipo postre es suficiente, demasiada puede llegar a amargar.

Si les gusta un toque picante puedes mezclar pimentón dulce y picante al mismo nivel, quedan muy ricas.

Removemos con una cuchara de madera rápidamente y echamos las lentejas ya escurridas y reservadas. Removemos otra vez para que se junte todo bien. (3 minutos).

Para la preparación final: 

Cubrimos con agua fría (importante, para que comience a hervir lentamente) hasta que quede la cazuela casi llena. Recuerda que tenemos que añadir más ingredientes.

Si las quieres más espesas pon un poco menos de agua. Luego siempre puedes rectificar con agua caliente (para no romper la cocción).

Dejamos que empiecen a hervir durante unos minutos. Retiramos la espuma que normalmente contiene impurezas, parte de los restos de la carne.

Cuando lleve 1/2 hora cociendo le añadimos sal y pimienta al gusto. Es importante probar el caldo para evitar que queden saladas.

Añadimos el chorizo picado.

Dejamos que se cocinen lentamente a temperatura media durante la siguiente media hora removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.

La última media hora cocinamos las lentejas a fuego lento probando de vez en cuando por si no necesitan más cocción.

Listo, así de simple ya está un delicioso plato para compartir con tu familia y amigos en la mesa de la cena de fin de año.

Igualmente, les dejamos un paso a paso de la receta con nuestro querido chef Sumito Estévez.

¡Feliz Año!

Por: Gustavo Rivas