Dandry Omaña presenta su seminario “Y aquí estoy” en Orlando

Dandry Omaña presenta su primer seminario "Y aquí estoy" en Orlando el próximo 14 de diciembre. En Noticias.com.ve conversamos en exclusiva con este catedrático universitario

34

Dandry Leonardo Omaña Casanova es un profesor universitario en lo más profundo de su corazón, un apasionado del arte de enseñar, fiel creyente de las bondades del deporte para conectar, coach de vida, locutor, escritor y Dr. en Ciencias de Educación. Con 65 años aprende cada día que la vida está hecha para explorar senderos externos pero también los del alma, para saber estar, por eso, prepara su primer seminario “Y aquí estoy” este sábado 14 de diciembre en Orlando, Estados Unidos.

 A sus 64 años es explorador incansable de la felicidad de la vida. En su trayectoria tiene varios libros, fue director del IUFRONT en Táchira y le acompañan décadas de servicio como docente. La experiencia de emigrar junto con la búsqueda de encontrar la mejor versión de sí mismo a través de todas las etapas le ha motivado a compartir “Y aquí estoy” un seminario gratuito que promete dar herramientas a todos sus asistentes este sábado 14 de diciembre de 2019 en Orlando.

En Noticias.com.ve entrevistamos en exclusiva a Dandry Omaña  (D) este catedrático universitario que descubre su camino en Estados Unidos para conversar sobre el seminario “Y aquí estoy”.

¿Qué inspiró la gira “Y aquí estoy”?

D: “Y aquí estoy” es una reflexión que tiene como punto de partida un libro que estoy escribiendo hace mucho tiempo que se titula La soledad de la hoja, pero un buen momento en que estaba escribiendo sobre la soledad de la hoja, me llegó una suerte así como de reflexión o inspiración en esa escritura, en el que veía cómo el individuo aparentemente está solo, aparentemente viene al mundo sin un manual de instrucciones, aparentemente emigra de una país a otro y a otro sin un manual de instrucciones independientemente de las circunstancias que lo impulsen a ellos.

“Búsqueda de ser un ciudadano universal, un ciudadano de mundo que me hace explorar espacios y escenarios a estas alturas de la vida”.

Dandry emigró con su familia a Estados Unidos

De mi experiencia en este periplo he podido observar muchas personas incluyéndome a mi. En un principio que no teníamos concienciado el dónde estábamos,  porque simplemente estábamos viviendo una especie de adormecimiento que no nos permitía conectar con la realidad, con el entorno y con lo que sucede. Encontraba mucha gente sola pero en una soledad dirigida hacia los demás y no en un trabajo personal hacia agradecer y bendecir esa vida que Dios nos ha dado, esa maravilla de lecciones que nos da cada día Dios y nuestro entorno que nos dice Aquí estás, ¿Cuál es tu propósito? porque la vida tiene un propósito.

“Rutinariamente buscamos un bote y nos vamos de pesca para traer de nuevo todo aquello que nos hace sufrir pero no nos hace mejores personas”

“Y aquí estoy” entonces surge de esa concienciación pero a partir de la guía del ahora, no atado al pasado ,no atado a las culpas no atado a aquello que nos ha hecho daño y que muchas veces hemos sepultado en el fondo del mar, que rutinariamente buscamos un bote y nos vamos de pesca para traer de nuevo todo aquello que nos hace sufrir pero no nos hace mejores personas. Por lo tanto, “Y aquí estoy” nace de una reflexión que necesariamente te hace decir cuál es tu propósito en la vida independientemente de dónde estés, cuál es tu propósito como persona, tú como ser humano ¿Has trabajado en ti?

¿Cuál es tu propósito en la vida independientemente de dónde estés, ¿Cuál es tu propósito como persona? Tú como ser humano.
¿Has trabajado en ti?

¿Te has preocupado por ti, por crecer tu, por mejorar tu, por estar bien, por lo que se llama bienestar. Entonces ¿Qué es lo mejor que uno puede hacer en la vida? tener un propósito, admitir un bienestar propio para poder transmitirle a la familia, a los hermanos, a los hijos, a todos los amigos, una actitud positiva frente a la vida, lejos del sufrimiento de la vida, lejos de la queja, en la vibración la mayor energía que es la del amor.

¿Cómo nace la idea de este seminario?

D: Este proyecto yo lo tenía un tanto diferido. Empecé a idear un seminario en el cual mi propósito es servir, el magisterio del servicio. Toda la vida he sido un educador, un comunicador, he escrito, he dirigido y en cierta forma hay una ascendencia hacia muchas personas que pudieran estar necesitando o no un espacio para crecer, un espacio para ser mejor, por eso no lo retrasé más y arranco este 14 de diciembre, sábado de 2019 aquí en los Estados Unidos de América en la ciudad de Orlando. Gracias la gentileza de un buen amigo, de buenos amigos venezolanos, tengo el espacio y el escenario para comenzar esta experiencia, este magisterio, este servicio en función de toda esa gente que tenga a bien iniciar esos procesos de conocimiento, de cambio partiendo del hecho que tenemos que trabajar en nosotros mismos.

“Tenemos que trabajar en nosotros mismos”
Dandry Omaña

¿Dónde será el 1er Seminario “Y aquí estoy”?

D: En el 6200 de Metrowest Boulevar de Orlando, Florida. A las 6.00pm es un primer encuentro gratuito, un primer encuentro de crecimiento y evento de gratitud y reconciliación conmigo mismo y con todo lo que he venido haciendo en este tiempo

¿Se presentará en otras locaciones?

D:  Se tiene pensado hacer 12 seminarios en 12 ciudades de los Estados Unidos. Hemos pensado Miami, Houston, North Carolina,Texas, Atlanta, Chicago, Indiana, Tampa, en principio esas 7 pero esto generará un accionar en la medida que vaya estableciendo. Puede ser que haya un evento en San Juan de Puerto Rico.

¿Qué te apasiona más de “Y aquí estoy yo”?

D:Lo que más amo de este proyecto que estoy iniciando y emprendiendo es tener la oportunidad de comunicarme, tener la oportunidad de servir. Tener la oportunidad de sobre todo de orientar a tanto hispano que reside en este país, a tanto compatriota venezolano y que no todos tuvieron la oportunidad de salir de nuestra patria con una base, con un sustento, con una posibilidad cierta del éxito y que, sin embargo, de una manera resiliente y de una manera valiente en esta heredad que tenemos los latinos de creer y de tener  un espacio en este país para prestar nuestros servicio con respeto con tolerancia y con dignidad.

Me enamora mucho poder ser un vehículo, me enamora mucho poder prestar un servicio, me gusta me encanta dar, me encanta ser en el fondo lo que fui tantos años en Venezuela: un educador. Ahora en un rol de seminario, más de contar mis propias experiencias, mi vida, parte de mi trabajo personal es que cada uno lo haga partiendo de su propia historia y de su propia realidad

¿Qué lecciones ha aprendido en el desarrollo de este proyecto?

D:La lección que me puedo llevar de este camino es que la necesidad no solo la tiene el que no tiene, a veces la tiene el que tiene más. Es un problema de tener acercamiento, esa noción, esa esperanza ese abrazo y esa mano amiga en un momento dado, de un extraño que te alienta a seguir adelante. Esa es la lección que me llevo en mi corazón es el servicio, es honrar a nuestros familiares que fueron una familia de servicio, de dar.

Las próximas metas de Dandry Omaña se enfocan en compartir las herramientas de “Y aquí estoy” en 12 ciudades de Estados Unidos. Además, planea publicar un libro de bolsillo sobre esta temática. Asimismo desea capacitar a muchas más personas y extenderse a través de las redes sociales.

El primer seminario será patrocinado por Maxi Estate Realty

¿Cuál es el reto más importante superado durante la producción de Y aquí estoy?

D: El reto fue una lucha conmigo mismo. Desear hacerlo, saber que mis amigos de baloncesto se me acercaban sin yo decir nada, conversaban conmigo y me animaban a que cuándo hacia una charla para conversar sobre estos temas. Y debo confesar que la principal lucha la tuve conmigo mismo porque estaba acostumbrado a la planificación. Pero llegó el momento donde dije si me ubico en eso, estoy siendo el principal obstáculo para poder arranca, entonces el principal obstáculo importante a superar fue ese estado de concienciacion.

Un mensaje para los venezolanos en el país y en el mundo…

D:La fuerza moral, las fuerzas de nuestros principios, la fuerza de creer, de creer en nosotros mismos. Si  trabajamos nuestro ser físico, en nuestro ser espiritual y emocional y lo rodeamos de ese contenido que nos conduce al bienestar indudablemente que no habrá circunstancia, que no habrá deficiencia, no habrá palabra no habrá ofensa, no habrá agresión, no habrá escasez que pueda minimizar tu capacidad de vivir y respirar en libertad, por aquello que el hombre fundamentalmente es un ser libre. Te pueden tener atado de pies y manos pero si tu mente, tus emociones, tu pensamiento es libre, no sufrirás jamás. Fuerza y fe, creer en sí mismo. Agradecer y bendecir. Honrar esas expresiones andinas valiosas, no es una lucha es un servicio, no es un sacrificio es la libertad. No es  un dolor o un sufrimiento es la alegría de pensar en libertad aunque te pueda faltar una miga de pan, tienes el alimento del alma que te puede conducir a cualquier espacio.  Es del bien nacido, ser agradecido. El que sabe agradecer, el que vive en la gratitud no habrá ningún obstáculo que lo pueda detener.

Dandry Omaña junto con su equipo local de baloncesto

Dandry ha vivido muchas historias durante su migración a Estados Unidos, anécdotas que se suman a décadas de aprendizaje en la vida académica pero también en la búsqueda interna. Tesoros que desea compartir en “Y aquí estoy”, cómo el deporte y el apoyo de los cercanos puede levantar en medio de la adversidad pero sobre todo cómo se puede ser mejor uno mismo. Con 65 años está comprometido en cuerpo y alma con presentar cada día la obra magistral de su vida. ¡Puro #IngenioVenezolano!

“Al final lo que importa es el lenguaje universal del éxito, de conocer a los seres humanos”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La vida es un eterno comienzo diferente a un eterno inicio en el mismo lugar. Siempre hay un propósito#yaquiestoy#cuantica #sincroniapensamientoyemocion

Una publicación compartida por Dandry Omana (@yaquiestoy_) el

Autor: Katiusa Casanova

También te interesará: Tochadas: “Somos como un cable a tierra entre las personas que están afuera”

Comentarios